Mar
28
2012

La evolución de las especies que Darwin ignoraba

Mucha gente cree que el darwinismo es la única teoría científica que explica la existencia del hombre sobre la tierra. Pero existe una teoría de la evolución poco difundida, que tiene cada vez más asidero científico. Según esta teoría, al contrario de lo que afirma el darwinismo,  no hay necesidad de competidores en la naturaleza: el fundamento de la evolución es la cooperación y la asociación. Las diferentes especies van surgiendo a través de una integración y colaboración mutua, no de una lucha donde sólo sobrevive el más apto. La teoría darwiniana se sostuvo en el tiempo porque fue ampliamente subvencionada por el imperialismo, le venía como anillo al dedo. Los defensores de la teoría de Darwin transmiten la idea que la evolución humana es un ascenso por medio de competencias desde los primitivos e inferiores hasta los civilizados y superiores. Difícilmente acepten la hipótesis que las especies se fueron gestando, a lo largo de la historia por integración y colaboración, y no por dominación de fuertes sobre débiles. Si consideramos la frase “La naturaleza recompensa a los más aptos y castiga a los inútiles”, ¿de quién es?, ¿de Darwin?. No, de John Rockefeller. La teoría darwiniana encaja a la perfección con las imposiciones de los poderosos. Da a entender que la lucha por los medios de subsistencia de cada animal contra todos sus congéneres, y de cada hombre contra todos los hombres, es una “ley natural”.  Y justifica la dominación de las élites. Se trató de acallar por mucho tiempo la otra teoría que contradecía el funcionamiento del sistema. En este artículo daré algunos detalles de esta nueva biología, que la ciencia debe aceptar a regañadientes.

El naturalista ruso Konstantin Merezhkovsky (1855-1921)fue contemporáneo de Darwin –tenía 27 años cuando éste murió- y fue totalmente olvidado por la ciencia convencional. Planteó una teoría que en su momento parecía una locura: que los organismos podían haber surgido en la antigüedad no mediante el proceso de selección de las especies que pensaba Darwin, sino entre asociaciones simbióticas entre una especie animal o vegetal y algún tipo de microbio. ¿Qué significa esto? Qué el proceso de la evolución no se daba con la supervivencia del más apto, como señala el darwinismo, sino de una forma cooperativa en el cual las bacterias jugaban un papel fundamental. En la proyección ideada por el naturalista ruso, las bacterias no eran nuestras enemigas, sino que desde el principio de los tiempos nos ayudaron para convertirnos en lo que hoy somos.

Dicho de otra forma: la cooperación entre organismos distintos sería el centro del proceso evolutivo, no la cruel historia de la supervivencia del más apto, un diagrama obscuro propuesto por Darwin según el cual los seres vivos evolucionaban a través del exterminio de sus semejantes, y en base a la lucha y a la competencia.

Según Darwin, dentro de la gran variedad de especies y de individuos dentro de cada especie, se perpetuaban las formas mejor adaptadas. Según la teoría, hasta entonces alocada, de Merezhkovsky, llamada simbiogénesis, las especies iban surgiendo por la cooperación y asociación de bacterias con otra especie animal o vegetal.
Por supuesto, quienes recibieron todo el apoyo económico para sus investigaciones fueron los darwinistas, porque calcaba el cínico pensamiento europeo de conquista de los pueblos: se justificaba con la teoría darwinista todos los abusos que el imperialismo llevaba a cabo, y para demostrar que la guerra es condición de progreso.

Darwin tenía un gran bache en su teoría –y él lo sabía- y es: de dónde surgía la variedad para que la selección natural actuase. Este bache, merced a las subvencionadas investigaciones para respaldar su creencia, trató de ser explicada con el neodarwinismo como errores genéticos en la replicación del ADN.

Ya en 1902, el príncipe ruso Kropotkin decía en su libro: ‘El apoyo Mutuo. Un factor de la evolución” que las costumbres de apoyo mutuo dan a los animales mejor protección contra sus enemigos, y que le hacen menos difícil obtener alimentos.  Es más, existe una sociabilidad natural de todos los animales, independiente de su relación genética.

La teoría simbiótica plantea que no es cierta la imagen que nos inculcaron de una naturaleza imperialista, regida por una regla económica donde uno gana solamente si otro pierde, sino que los seres vivos cooperarían entre sí para la conformación de las especies, en una sinergia multiplicadora.

Siempre se nos quiso convencer que en la evolución de las especies, el fuerte sobrevive, y el débil muere, sin considerar el modelo cooperativista. Resulta que hay organismos aparentemente débiles que a la larga han sobrevivido al formar parte de colectivos, y otros que son los llamados fuertes, que no han aprendido nunca las ventajas de la cooperación, se han extinguido.

El científico estadounidense Ivan Wallin defendió la teoría de cooperación de las especies, en su libro, publicado en 1927, “Simbiosis y el origen de las especies”.
El libro fue caratulado como absurdo por la ciencia convencional y a Wallin le costó su prestigio profesional.

El biólogo francés Paul Portier también defendió la teoría de la simbiosis, pero fue ridiculizado por el ortodoxo microbiólogo August Lumiére.

Fue en 1967 cuando la destacada bióloga estadounidense Lynn Margulis, – fallecida en noviembre de 2011 mientras trabajaba en su laboratorio-, consiguió publicar su artículo “Origin of Mitosing Cells”, después de mucho peregrinar por distintas revistas científicas –quince revistas rechazaron su trabajo-. En este artículo, Margulis demuestra  la aparición de las células eucariotas como consecuencia de la incorporación simbiótica de diversas células procariotas en un proceso llamado endosimbiosis seriada.

Hasta entonces, la ciencia veía a las bacterias mayoritariamente en su aspecto patógeno, y no lo relacionaba para nada con el evolucionismo. Margulis describió paso a paso el origen de las células eucariotas –las que constituyen los organismos vegetales y animales-

Cuando sus artículos tomaron el volumen de un libro, la científica norteamericana nacida en Chicago volvió a sufrir el rechazo de las editoriales que se negaban sistemáticamente a que su libro saliera a la luz. La editorial que solía publicarla, Academia Press, tuvo retenido por cinco meses su manuscrito y luego le comunicó la decisión de no publicarlo, sin darle ninguna explicación. Después un año de intentos el libro fue publicado por Yale University Press.

La publicación del libro significó una revolución científica en el campo de la teoría evolutiva, y aunque hoy  Margulis es considerada como una de las principales figuras del evolucionismo, la ciencia convencional aún no ha reconocido totalmente sus estudios.

Mientras que la teoría neodarwiniana, intentando tapar el bache dejado por Darwin, afirma que la aparición de nuevas especies tiene su origen en errores en la replicación del ADN – en mutaciones aleatorias-, la teoría de Margulis afirma que se trata de un proceso cooperativista entre organismos y bacterias.

Javier Sampedro, en su libro, Deconstruyendo a Darwin, escribió “La ortodoxia se ha resistido con uñas y dientes —en gran medida sigue resistiéndose— a aceptar la teoría de Margulis por el sencillo hecho de que no encaja con sus prejuicios darwinistas. Pero si usted logra liberarse de ese lastre irracional y anticientífico, verá inmediatamente que la idea de Margulis no sólo es la correcta, sino que está dotada de un luminoso poder explicativo.”

La teoría de la simbiogénesis no deja eslabones perdidos como la de los darwinianos sino que explica de una manera científica, racional y coherente, el proceso evolutivo desde el principio del mundo hasta nuestros días.

En ella formula que son las bacterias los artífices de la complejidad y el refinamiento de los organismos. Y cae la arcaica imagen de Darwin de una naturaleza estática con recursos limitados en la que las especies y los individuos luchan por encontrar un hueco. Al contrario, con esta teoría, se entiende la capacidad que tiene la vida para modificar el ambiente y generar sus propios recursos.

Pero la científica estadounidense va todavía más allá, aceptando la hipótesis Gaia, que considera la Tierra como un superorganismo capaz de autorregularse y regular su superficie de modo muy diferente a como lo haría un planeta similar en tamaño y posición relativa respecto al Sol, pero sin vida.

Según la teoría ortodoxa, la Tierra habría evolucionado independientemente de la presencia de los seres vivos, la teoría Gaia sostiene que la propia comunidad de seres vivos son los responsables de los cambios operados en el planeta.

Con esta teoría, se diluyen las diferencias entre materia orgánica e inorgánica, pues son sistemas que se nutren mutuamente. Ni la química de la atmósfera, ni la salinidad de los océanos sería una cuestión azarosa: están relacionadas con la respiración de trillones de microorganismos que la modifican.

Es posible que la mutación genética defendida por los darwinistas sea otra de las grandes teorías equivocadamente enseñadas en las universidades. No existen pruebas, ni por la observación de la naturaleza, ni por trabajos de laboratorio, que demuestren que  las mutaciones genéticas al azar hayan sido las responsables del nacimiento de una sola especie.

La ciencia ya ha reconocido que las células animales y vegetales se originaron mediante simbiosis. Pero la teoría de la evolución simbiótica aún no se trata con profundidad en las discusiones científicas de alto rango.
Dimaris Acosta Mercado, catedrática de Biología de la Universidad de Puerto Rico, dijo sobre Lynn Margulis: “Ella es del linaje de estos científicos: Galileo Galilei, Copérnico y Newton. Es una científica que trae ideas radicales, pero que el tiempo y la historia demuestran que son correctas”.

 

———–

Artículo escrito por Anibal Silvero. Misiones

Licencia CC: Se puede copiar, compartir y distribuir el material gratuitamente. Se debe citar al autor

About the Author:

  • Julio

    Anibal la teoría de Darwin no se enseña en la Universidad como algo verdadero sinó simplemente como una de tantas hipótesis de como tal vez evolucionó la vida sobre la tierra. Tiene sus baches inclusive reconocido por su autor y seguidores, pero al menos podemos destacar la virtud del hombre por pensar y no aceptar ciegamente imposiciones o credos. Las religiones tienes sus propias verdades también (a conveniencia?) hasta que se le demuestra lo contrario… pobre Galileo, a él no solo lo desacreditaron sinó lo tildaron de hereje.

    Un problema de raíz es nuestro sistema mundial cuyo dios es el dinero; muerto el rey viva el rey… si Venezuela, Cuba o inclusive Argentina tuvieran el poder creés que seríamos distinto a los países del primer mundo que llamamos imperio?

    Hoy x hoy las grandes corporaciones y entidades financieras que tienen gran control son multinacionales… por eso vuelo a repetir, muerto el rey viva el rey. No te gusta EE.UU.? Si cayera en decadencia las grandes corporaciones, bancos y financieras aún seguirían con poder y otro país o conglomerado tomará su lugar mientras el dios de la humanidad siga centrado en el dinero.

    Hay “imperialistas” que son judíos, católicos, evangélicos, musulmanes y de otros credos que odian a Darwin, y los que son fríos calculadores no necesitan de una teoría de la evolución o creación para justificar su accionar. Ninguno de nosotros es necesariamente mejor que ellos, o ellos peores que nosotros; si invirtiéramos los papeles nuestra sociedad tiene valores fundamentalmente diferentes o mejores para suponer que no repeteríamos la historia?

  • valentin jackson

    Entonces Darwin (cuyo aporte es proverbialmente desconocido, en relación inversamente proporcional a la manía con la que a menudo se lo cita), estaba equivocado. El artículo anterior la iba contra la ciencia médica… Espero ansioso el post que afirme que Colón finalmente no descubrió América. Y el tren siiiiigue, meta marcha atrás.

  • Vilamanuel

    No veo la necesidad de obligarse a asociar las teorías del desarrollo de la historia social de la humanidad con el origen y desarrollo de las especies vegetales y animales.
    Es descartar en la primera, la acción del ser humano como pensante, con todo lo que ello implica de positivo y de negativo.
    Un animal ataca a otro para comer o preservar su prole, y eso obliga a la especie atacada a cambiar o desaparecer.
    En el ser humano, esas razones no son siempre las determinantes, el poder y el dominio tienen otros elementos en juego que son ajenos a la estructura genética, y el proceso asociativo, que existe, puede ser positivo o negativo sin alterar el ADN. Acepto la crítica social que planteás, y la posibilidad de la teoría asociativa (aunque me resulta complejo imaginarla) de Margulis,lo que no entiendo es porque las integrás a no ser por una crítica al sistema capitalista y un elogio alcooperativismo.

  • Anibal Silvero

    Julio, en primer lugar me alegra que hayas leído el artículo y gracias por comentar. En todo de acuerdo con vos. No estoy contradiciendo tu forma de pensar, estoy afirmando que existe una posibilidad que está por encima del imperialismo. No es mi intención herir la susceptibilidad de nadie al citar a Estados Unidos como símbolo del imperialismo. Ellos se lo ganaron, lamentablemente. Pero recordemos que quien contaminó a EEUU fueron los ingleses. En realidad, Europa “conquistó” al mundo desparramando sangre por todos lados, y enunciando que es la “única” forma de conquistar. Instauraron su sistema en todo el occidente. Y a partir de ahí, todo funcionará según esas reglas, así como decís: muerto el rey, viva el rey, muere un imperio y nace otro, y los imperialistas se esconden detrás de corporaciones, bancos y financieras. Como están las cosas, con la mentalidad que tenemos, no importa quien tome el poder: sería lo mismo, cambiaría dominantes y dominados y eso es todo. De hecho, es posible que en el futuro sean otros imperios los que dicten las leyes del planeta. Mi artículo, por si no te diste cuenta, está centrado en el error del pensamiento imperialista en sí. Si la teoría de Margullis, que fue norteamericana, se demuestra que es cierta, lo que hicieron los europeos no es lo natural, sino lo antinatural. Entiéndase: no estoy en contra de los estadounidenses, porque son seres humanos, ni tampoco estoy en contra de los europeos, porque son seres humanos. Digo que si esta teoría es cierta, demostraría que el hombre no es malo por naturaleza, el hombre se volvió malo por anti-naturaleza. Europa se lanzó a colonizar a sangre y fuego a las poblaciones del Nuevo Mundo y por supuesto, contaminó todo lo que tocó. Pero es importante que la gente conozca que hay otra posibilidad de evolución, hay que difundirlo, porque si todos los seres humanos comprendiéramos esto el mundo cambiaría. Estoy proponiendo un cambio de conciencia a partir de una teoría científica. Si la gente entendiera que, más allá de todo lo que nos inculcaron, no es necesario dominar para sobrevivir, la cosa cambiaría. Saludos.

  • Anibal Silvero

    Valentín, no estoy desmereciendo a Darwin, lo admiro mucho, creo que fue una mente genial. Pero su teoría evolutiva puede estar equivocada, él mismo reconoció esos baches en vida. Ahora otra científica propone una teoría que merece nuestra atención. No estoy en contra de la ciencia médica, estoy afirmando que se está abriendo las puertas de una nueva biología: antes de Margullis se creía que las bacterias solamente cumplían una función patógena. A partir de ella la ciencia ve con nuevos ojos a las bacterias: como un factor primordial en la cadena evolutiva. Eso es algo que hay que difundir. No todo lo que nos enseñaron en la escuela hay que tomarlo como un dogma a rajatablas, empezando por el hecho de que Colón descubrió América. La ciencia va cambiando, y la historia se va tejiendo a medida que se suceden nuevos descubrimientos.

  • Anibal Silvero

    Gracias Villamanuel por tu comentario. Efectivamente, hay un claro elogio al cooperativismo y a la ayuda mutua. A menudo quieren hacernos creer que ciertos factores de estudio están disociados de otros, pero yo considero que no es así. La psicología está relacionada con la historia de la humanidad, y está relacionada con el ADN del hombre. Somos seres biológicos sociales, nos relacionamos con nuestro propio cuerpo y a la vez nos relacionamos con otros seres biológicos y también con la tierra. En este artículo se da un ejemplo claro, dentro de una misma ciencia: antes de Margullis, las bacterias pertenecían sólo a un campo de estudio: el de los virus patógenos de Pasteur. Después de Margullis, las bacterias fueron consideradas como –posiblemente- parte de la cadena evolutiva. Es decir, ingresaron a una de las teorías de la evolución. Pero extendamos la visión, pongamos por ejemplo, el caso de Hitler. A Hitler se le puede estudiar desde el punto de vista histórico, pero también desde el punto de vista psicológico, y también desde el punto de vista sociológico, y si hubiéramos podido, también hubiésemos estudiado su ADN y sus factores biológicos. Ahora, todo está relacionado, porque Hitler fue un personaje histórico, sociológico, con un carácter psicológico y una conformación biológica determinada: todo a la vez, no eran cinco Hitlers diferentes. Yo creo que la biología está relacionada con la psicología humana, y por lo tanto con la sociología.

  • Julio

    Que los preconceptos sobre imperialismo no te enceguecen amigo. Los mayores avances humanos se han logrado en base a acuerdos, cooperación y trabajo en equipo, aún entre naciones. La teoría de la evolución no tiene por qué ser una u otra, lo más probable es que sea una combinación de ambas y otras.

    La dominación es arcaica en la historia de la humanidad: romanos, griegos, arios, persas, o incluso nuestros gobiernos locales contra los indígenas, esclavos o países limítrofes, etc.. así como las alianzas (cooperación) entre pueblos que en muchas ocasiones han podido derrotar o sobreponerse a los fuertes o dominantes de la época, con lo cual incluso la palabra “fuerza” es relativo tal vez mejor explicado en el contexto de aquello que ha logrado adaptarse mejor al medio, circunstancias, etc.

    El imperialismo de antaño llámese ingleses, franceses, españoles, chinos, rusos, yankies poco tiene que ver con lo que hoy sucede. Los directorios de las grandes corporaciones y bancos están compuesto de individuos de muchas nacionalidades que buscan acrecentar ganancias por sobre pérdidas. Lo que tu o yo hacemos cuando vendemos un bien y queremos lograr el máximo beneficio, es básicamente lo mismo extrapolado que buscan las grandes corporaciones pero a nivel macroeconómico. Sistema basado en el dios del dinero, oferta y demanda.

    Hoy en cualquier oficina del mundo la competencia puede también a veces ser atroz, uno busca sobrevivir sobresaliendo y siendo mejor que los otros aplicando estrategias variadas desde la cooperación y trabajo en equipo que beneficia a muchos al egoísmo puro para beneficio solo personal. De nuevo ambas “teorías” en cierta forma aplicada al mundo moderno. ;)

    La mayoría del mundo ni siquiera cree en una teoría de la evolución. Las religiones que han sido históricamente los mayores separatistas de sociedades y pueblos mucho más que cualquier “imperio” solo creen en su creación, su pueblo elegido y su camino. De qué real cooperación y amor incondicional podemos hablar si un bando se cree salvo y ve al otro como totalmente equivocado y condenado a la perdición?

    Diera la impresión de que tratas de adaptar temas diversos a justificar tu punto de vista, algo aparentemente limitado a que un imperio es el gran mal de nuestro tiempo. Hay muchísmos más factores en juego, el mundo es tan complejo como cada uno de nosotros.

    Apuntemos a lo positivo y tratemos entre todos de que florezca y se reproduzca. Los que ven conspiraciones perfectas y se enfocan más en lo negativo, suelen terminar viendo sólo eso más y más conspiraciones y menos luz. Una teoría o un credo dificilmente vaya a cambiar el mundo, al menos para bien.

  • Anibal Silvero

    Excelente tu respuesta, amigo. Tu afirmación de que “La dominación es arcaica en la historia de la humanidad” la trataré en un próximo artículo. Qué tan arcaica es y cómo se fue dando. No pienso cambiar al mundo con un artículo, ni con un millón de artículos, pero es un granito de arena, una semilla sembrada en el terreno de las posibilidades. Una botella al mar arrojada en el tempestuoso mar de la vida. Por encima de todas las complejidades que mencionás, la palabra a veces sobrevive a las circunstancias, y nos sorprende en cualquier esquina el tiempo. No todo pasa por el dios del dinero, ni todo se procesa a través de la oferta y la demanda. Es cierto que tenemos estas premisas grabadas a fuego en nuestro subconciente, pero hay niveles de comportamiento y de pensamiento que superan las viejas consignas por las que funciona el mundo de hoy. Saludos.

  • Nancy

    Sí, Aníbal, no se cambia al mundo con un texto pero este artículo es necesario, interesante, vital. El debate que genera ya lo justifica y la movilización intelectual e interna que produce a simples lectores como yo, también. Lo compartiré con amigos que también lo valorarán.

  • http://www.facebook.com/profile.php?id=1267363812 Mariana Italiano

    que va A SER, le estoy usurpando el feis a mi hija, pero esto es muy valuioso, por lo menos paRA EL ESQUEMA MENTAL DE LAS NEURONAS

  • lea

    hola… podes escribir mas sobre esto? otro o varios articulos profundizando, por ejemplo que sucede con ”En este artículo, Margullis demuestra la aparición de las células eucariotas como consecuencia de la incorporación simbiótica de diversas células procariotas en un proceso llamado endosimbiosis seriada.” o algun otro punto…
    no quiero dar cosas que no entiendo por entendidas, y siento que una mejor comprension de este tema me ayudaria a seguir pensando otros temas.
    gracias
    lea
    te dejo un mail para que me avises si publicas algo nuevo.

  • lea
  • Anibal Silvero
  • Héctor Domingo Páez

    Me parece muy buena esta teoría simbiótica, creo que es mas acertada que la darwiniana. El hecho de saber que mi cuerpo es el resultado de una asociación microbiana corporativa tan inteligente y amorosa, que no solo han logrado una forma sino también una programación de efectos eléctricos (usina), tan sensibles y ajustados al ambiente externo, que nos permite mediante nuestros pensamientos y sentimientos ajustarnos a las energías planetarias.

  • Laura Zamboni

    Y sigue la mata dando…..

    La Biología , como todas las ciencias va formulando teorías para explicar los fenómenos o eventos en su campo de acuerdo a los conocimientos con que se cuentan en la época en que fueron presentadas. Son teorías y, por definición, susceptibles de ser modificadas a medida que los conocimientos aumenten y se hagan nuevos aportes al tema.
    Esto pasó con el tema de la inmutabilidad o no de los seres vivos.
    Surgieron así varias corrientes: Fijistas, transformistas, catastrofistas, lamarckismo, darwinismo: éstas, no contaron con los aportes de la Genética y la Biología Molecular que nos maravillan hoy al ir desentrañando al ADN y el comportamiento de cada factor de expresión, individual o asociado contenido en los genes. Todo esto, sumado a las teorías anteriores, dio origen a otras nuevas: Sintética, Simbiótica,Endosimbiótica , Simbiogénesis etc. ,que nos hablan de modos y alternativas de evolución excepcionales y nos demuestran la gran complejidad de este fenómeno, estudiado por lo que hoy es la rama de Biología Evolutiva. En este fascinante desarrollo de la evolución participaron muchos investigadores y científicos entre los que están los que se mencionan con justicia en su escrito (y muchos mas!!) y tiene usted razón, lo que antes se tenía por aceptado se va modificando y a la luz de nuevos descubrimientos y evidencias vamos visualizando el porqué de nuestra permanencia como especie y como seres vivos.
    Seguramente dentro de 100 años (muchos menos que los que trancurrieron desde la Teoría Darwiniana) todo lo que ahora es novedad será obsoleto, es lo hermoso de la mente humana que con un sano escepticismo no se queda con lo ya visto y continúa hurgando con cada vez nuevas armas.
    Todas estas teorías nos hablan de la evolución biológica, orgánica, funcional, de todos los seres vivos, pero ojo!! Los seres humanos somos los únicos que además de esa tenemos una evolucion cultural y eso hace mas complejo nuestro camino, al sumarse todo lo relacionado con la cultura y lo sociológico y ahí sí, nuestra naturaleza,o nuestra historia nos ve luchando por ser los mas fuertes. Pero son ámbitos diferentes, no puede hablarse del “diagrama oscuro” ni de la “cruel historia” del darwinismo, es una visión simplista, injusta y no adaptada al contexto en que apareció la teoría, que dicho sea de paso fue ferozmente atacada y ridiculizada en su época.
    Creo que cuando se habla de la ciencia no se pueden ver “moros con tranchetes” donde no los hay.
    Otra cosa: Fui maestra de Biología por 25 años a nivel de Secundaria y Bachillerato y siempre enseñé que las bacterias no patógenas son útiles, que la cooperación dentro y fuera de las especies existe, y a partir de los 80´s, estudiábamos los descubrimientos de Margulis y otros en lo relativo a la endobiogénesis que dieron origen a las células eucariotas aerobias (con núcleo y respiración oxidativa) y a las fotosintetizadoras ,gracias a la aparición de mitocondrias y cloroplastos, todo esto está en los libros de texto desde entonces, así como la teoría Gaia que se enseña en Bachillerato.
    Me gusta esta polémica por que soy una apasionada de la Biología y la Evolución, tanto biológica en general como la cultural humana es uno de mis temas preferidos.
    Un saludo.
    Laura Zamboni

Recibe por mail los artículos

Ingresá tu mail aqui -hacé click en Suscribirme y luego seguí las instrucciones-:

Feed o rss

Anibal Silvero

Twitter de Silvero

RSS Concursos Literarios